466 – El Gas Serin y ELLOS, los ángeles, por Miryam Dietrich

Buen día angelito humano. Llueve y el frío se coló en el otoño. Me llamé a silencio, como hago cuando necesito reflexionar. Y entonces, puedo observar y discernir.

Siento que lentamente la humanidad se va abriendo en dos bloques. En uno, aquellos que no pueden reconocer sus enojos internos (de esta vida o de vidas pasadas) y los vuelcan hacia afuera como en un …¿escupitajo de libertad de expresión? Y el otro grupo rema y rema, pensando que el amor entre humanos puede ser una realidad y no una mera ilusión. A veces, solo a veces, la oleada del primer grupo es tan fuerte que parece que voltea todo lo circundante.

¿Viste angelito humano que fácil es gritar y acusar? Eso es lo más fácil que hay y el Mono Loco se queda satisfecho convencido que le asiste razón a sus gritos.

En el medio de todo ello, el Gran Plan Reptiliano haciendo de las suyas. ¡Cuánta masa humana engañada, distorsionada, dividida, confundida, embaucada!

¡¡¡Cuánto ruido!!!

Argentina se debate entre inundaciones y paros. Venezuela con López suspendido, Colombia tratando de ver como hace con su propio lío. Gas Serín  para algunos, mentido y bien mentido que justifica un ataque de los más resentidos, que usan nuevamente excusas para atacar a los “del otro lado”.

Gran negocio la guerra.

Gran negocio para unos pocos ¿iluminados? Ya somos demasiados los humanos, y bajo la apariencia de ejercicio de derechos, se ataca y elimina a la población humana como en limpieza étnica que hoy, igual que ayer, mata humanos por la mano de otros ¿humanos?

Así andaba con un celular que se trababa, en mis quehaceres cotidianos, sumida en mis reflexiones silenciosas. Mirando mi biblioteca, manotee un libro que compré en el 2011 y que nunca había leído. Y con él bajo el brazo,  me fui a tomar mi ya famoso capuchino.

Y leyendo, de golpe entendí. Salí por un rato de la tercera dimensión y ELLOS, mis amados Hermanos Mayores, me mostraron un camino.

Comprendí que hay un triangulo energético, de historia, de metafísica, de humanidad conciente, de Luz y Oscuridad, de fuerzas contrapuestas, de civilizaciones más avanzadas que siempre estuvieron en la tierra,  que me dieron un aliento de esperanza.

Y el triangulo lo forman: AMARNA (Egipto – Ruinas de la ciudad de Akenathon), TIAHUANACO Y EL LAGO TITITACA (Bolivia y Perú) y  ERKS – Cerros PAJARILLO, URITORCO, CHARALQUETA (Argentina).

Fue tan impresionante lo que ELLOS me mostraron, que me quedé alelada, feliz, comprensiva, pero también más reflexiva.

Angelito humano: sé que deseas saber que une a estos puntos geográficos, más ahora enfocada me encuentro en terminar de corregir mi libro.

Es factible que este tema lo trate en un próximo Retiro, el que aun no tengo definido.

Tú elijes hacia donde te diriges. Tú debes evaluar si deseas que nuestra civilización humana del siglo XXI desaparezca como desaparecieron otras grandes civilizaciones.

ELLOS nos ayudan, pero nosotros somos los que nos tenemos que hacer cargo y responsabilizarnos de no querer ver, lo que ya visible está para toda la humanidad.

La bronca, el gas serin, las “justificaciones” para los atropellos de ¿humanos? hacia otros humanos, la violencia emocional, todo ello genera tarde o temprano la Guerra.

La reflexión, la meditación, la oración, la observación propia y ajena, el silencio, todo ello tarde o temprano, produce una generación de paz.

No existen los subsidios para el alma.

Y recuerda que cuando muriendo estés, cuentas rendirás frente… a tu propio SER. Y en esa instancia…tú serás tu propio Juez.

462 – Retiro Convivencial entre Ángeles y Erks, por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: calor bochornoso. Días pesados que te pegan al piso. Lluvia que tardíamente llega entre relámpagos y rayos. Un presidente visitando a un rey. Elecciones en Ecuador que me llevan a uno de los capítulos de mi libro Negro y Blanca Camino de las Señales.
Piquetes de tiempos pasados tratando de imponerse en este presente. Un cambio de clima que nos tiene a todos desfasados.
Pepe Cibrián molestado. Venezuela sofocada. Y el resto…desconcertados. El Gran Plan de los Reptilianos, funcionando (parecería) a full.
Y aún así, aún así, la FE se anida en mi alma, con el convencimiento que el Humano, el Verdadero Humano salva al planeta tierra de los malvados.
Y en medio de esta vorágine de emociones, vivencias, sentimientos y (parecería) confusiones, aún así algunos apostamos a Nuevos Encuentros de Hermanos Peregrinos que acuden al Gran Llamado.
Te esperamos del 16 al 20 de marzo de 2017 en Quebrada de Luna, en el Campo del Peregrino, para re-cordarnos, abrazarnos, sentirnos y reafirmar la Fe en nosotros, los ángeles humanos.
Escucha el video y siento a tu alma!!!!

Abrazos con plumitas de ángeles llenas de ternuritas para tí en esta mañana

Miryam

456 – Los ángeles y los Seres de Erks en febrero 2017, por Miryam Dietrich

Buen día angelito humano: mientras nos preparamos para el Retiro de Marzo 2017 http://www.ruecadealmas.com/449-retiro-en-quebrada-de-luna-erks-marzo-2017-por-miryam-dietrich/
haremos un tallercito en el Campo del Peregrino el viernes 10 de febrero, ese sitio mágico de Carlos Alberto Gallo​ y Andrea Fabiana Maiuri​ enclavado entre el Uritorco, Los Terrones y el Pajarillo.
Nuevas conexiones. Nuevas y diferentes informaciones. Para qué te encuentras en la tierra. Cómo ayudan los Ángeles. Como son sus señales.

flyer los angelos y los seres de erks_10 de febreroambiada para la web (2)
Los ángeles y los Seres de Erks en febrero 2017 – Quebrada de Luna – Taller, por Miryam Dietrich

Cómo ayuda una canalización con información.
Siempre recuerda pedir PRUEBAS de la información que recibes. Siempre.
Hablaremos un poco sobre cómo todo está en cambio. Y también que significan los cambios para nosotros.
E.R.K.S. palabra mágica que convoca a los peregrinos. Como antes. Como siempre. Cómo cuando algunos angelitos humanos eran kobdas.
Palabras mágicas desgranadas a través de los tiempos. muchos nombres, diferentes lugares pero UNA SOLA ESENCIA: EL AMOR INDESCRIPTIBLE HACIA EL GRAN CREADOR COMO FUENTE DE ILUMINACIÓN.
Silencio. Quietud. Observación. Discernimiento.
Abrazos angelados de quien, en su búsqueda del conocimiento, se acuesta todas las noches como una anciana sabia y se despierta como una bebé de pecho.
Te-me amo

Miryam Dietrich

 

451- Cronicas Erkianas – Fin del año 2016 y comienzo del 2017, por Miryam Dietrich

Nube rara sobre el Uritorco
Nube Rara sobre el Uritorco, Capilla del Monte, Argentina – 31 de diciembre de 2016, por Miryam Dietrich

2017-01-02 Crónicas Erkianas -Despidiendo el 2016 – Comienzo del 2017

¡Buen comienzo de año angelito humano! Que mira que este año 2017 viene ya de maravillas. Aunque no lo creas.

Y aquí va otro capítulo de las Crónicas Erkianas.

Día 30 de diciembre de 2016. Calor casi insoportable. Luz cortada.  La noche me obliga a ir a cerrar la tranquera. Salgo a oscuras. Miro el cielo. Hablo con mis Hermanos, esos de las otras Galaxias. Sigue la luz cortada. Y así, en unos 20 minutos, naves surcando el cielo, casi jugando sobre la vía Láctea. Cinco para mi deleite. Agradezco la luz cortada, que me permite apreciar con mis ojos físicos lo que ya saben los ojos de mi alma.

Día 31 de diciembre de 2016

Heladera que no para. Celular que se apaga solo. Equipo de música que de golpe tiene sonidos en su interior como si tuviera un gnomo. O varios. Flores del jardín desorientadas. Lluvia. Sol. Calor. Más calor. Electricidad que va y viene

Mía (la gata) despatarrada buscando fresco. Humedad. Reunión con amigos en el Campo del Peregrino. Angelitos humanos tratando de respirar- a pura bocanada- aire fresco que a veces aparece de la nada.

Miradas al Uritorco. Miradas a Los Terrones. Miradas al Pajarillo. Y de golpe, sobre el primero, esta nube ¿rara? ¿Cumulus nimbus? ¿Naves de los Hermanos Mayores?

Comentarios al respecto. Ángeles humanos que se vienen acercando al fogón, donde algunos gestan un asado.

Mesa larga como las de antaño. Solo que esta tiene rostros nuevos, que vienen de aquí, de allá y de varios lados.  Algunos conversadores, otros pensativos y otros reflexionando. ¿Era una nube lo que fue observado o eran ELLOS, los ángeles erkianos?

Día 1 de enero de 2017.

Nuevamente nos juntamos alrededor de una mesa larga, bajo un techo de chapa donde repican las gotas de la lluvia, ora con furia, ora con suavidad, acunándonos en un bautismo universal.

Conversaciones profundas en medio de hilados. Un crudivegano, junto a un vegetariano y a otros comiendo asado. Todos hermanados.

Diálogos sobre el Taller del 14 de enero en el mismo sitio y el Encuentro Vivencial de Marzo. Monos Locos desatados, inquiriendo, buscando certezas de lo aun no realizado.

Lluvia. Sol. Humedad. Calor. Fresco. El clima también hermanado en sus múltiples variantes que nos obliga a ponernos un saco y luego una remera fresca para volver al saco. Todo ello en escaso rato.

Y así te improviso, se gesta una subida a mi campo.

Como los Monos Locos se desataron, llenándose de expectativas, algunos angelitos humanos van a parar a otro lado. Divertida situación que los lleva a caminar largo rato.

Nos reencontramos.

Algunos trepan hasta lo más alto. Otros se quedan a mi lado.  Once adultos y cuatro niños angelados.

Las voces se fueron acallando. Bajan los intrépidos, y ahí, todos juntitos, elevamos nuestros corazones al cielo, nos conectamos con el Pajarillo y realizamos unas pocas pero profundas oraciones, de plenitud, de agradecimiento.

Luego,  nos apodera el silencio de la magia del espacio y de lo hermoso del encuentro. Una canepla se posa al lado del que “nada sabía de esto”. ¡¡¡Puffff!!! Las almas extasiadas y con desgano pensando en el descenso.

Y, así, de la nada, ahí aparecen ELLOS.

Con las emociones de AMOR desbordadas, vemos en el alto cielo, sobre la cadena del Pajarillo, una luz que se prende de la nada, aumenta y aumenta y aumenta, dejándonos boquiabiertos.

Y al segundo desaparece hacia lo alto en tremenda velocidad. Y nuestras almas, llenas de agradecimiento.

Bajamos casi en silencio, llegamos al Campo del Peregrino y nos despedimos con un “hasta mañana”.

Las palabras hubieran entorpecido la magnificencia del encuentro no anunciado pero efectivizado.

¡¡¡GUAUUU Y REGUUUUUUAAAAUUU!!!

¡Gracias Hermanos Mayores por brindarnos, una vez más, las pruebas de su existencia!

Fin de las Crónicas Erkianas de este comienzo de los Nuevos Tiempos.

449 – Retiro en Quebrada de Luna (Erks) marzo 2017, por Miryam Dietrich

Evento camping modificado Marzo 2017
Retiro marzo 2017, Quebrada de Luna (Erks) por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: muchas emociones en estos días. Muchos humanos ángeles magníficos que me están acompañando. Y potencian mi creatividad.
Así, casi sin querer queriendo, de la mano de Carla Duarte y Carlos Alberto Gallo surgió este encuentro impensado.
También surge por la apoyatura logística de Andrea Fabiana Maiuri .
Ya se está tejiendo una red de almas, que serán las que sin lugar a dudas, concreten la magia de este encuentro.
Si te interesa, me escribes por privado y te paso más detalles.
Recuerda que vamos a estar en un perfecto vórtice entre el Cerro Uritorco, Los Terrones y el Pajarillo.
Ven a recordar quien eres realmente.
Te abrazo muy contenta y emocionada.
En Unión. Miryam

439 – Pinamar y el Arcángel Ashael, por Miryam Dietrich

Buen día angelito humano: “MÚLTIPLES FORMAS NEGATIVAS, PENSAMIENTOS ANIQUILOSANTES, A LA HUMANIDAD CASTIGAN POR REPTILIANOS E HÍBRIDOS EN FORMA CONSTANTE” ASHAEL.
Mientras escribo y siento, pasan los autos y el silencio se rompe. Los gorriones levantan vuelo. Pasa una moto,
Un palomo persigue a una paloma, la que florea sus encantos, provocando sin dejarse atrapar, como bailando en un minué medieval.
El URITORCO deja ver su cabeza que a veces, se corona de nubes y me cuenta historias de Comechingones y españoles, de ritos sagrados y de emociones de intraterrenos y de aquellos de otros lados.
Más mi alma vuela hacia la montaña-cerro el Pajarillo, con su energía femenina y protector de mis varias vidas.
Lentamente el día se va nublando y queda el rastro de un CHEMTRAIL en el cielo que a todos nos viene pegando, mientras del celeste cielo se cuelgan nubes de algodón.
Una retama está florecida en aromas de bienvenida. Las dalias asoman de las manos del espíritu de mi abuela alemana ya fallecida. Y me retrotrae a mi niñez, aquella, donde los silencios mucho importaban.
Los lirios empujan a la tierra para dejar ver su primeras hojas, luego de tantas regadas.
Y en este silencio, mi alma queda extasiada, porque el silencio…EL SILENCIO ME HABLA… Y ASI… ASI SIENTO QUE EL PADRE…EL PADRE ME ABRAZA.
Te espero el jueves 20 de octubre a las 20 horas para este nuevo y diferente encuentro con los Ángeles, los Miedos y la Alegría.

 

Pinamar octubre 20 2016
Taller Experimental Vivencial con Ángeles, venciendo el miedo camino a la alegía, en Pinamar por Miryam Dietrich

430 – Los ángeles de ERKS y el primer día del segundo campamento, por Miryam Dietrich

Buen día angelito humano!!! EL PUMA ( uno de mis dos animales de poder) manifestado en la piedra y ERKS.
Ayer fue el primer día del 2do Campamento de Erks en el Camping del Peregrino.
¡¡¡Re guauuuuuu!!!

El Puma y erks
El Puma y el primer Día del Segundo Campamento de ERKS, por Miryam Dietrich

Voy a tratar de hacer un breve resumen, para que tú a la distancia, puedas disfrutar de este encuentro.
Sol a pleno. Suaves brisas. El Uritorco, Los Terrones y el Pajarillo custodiados por una leve…¿bruma?.
Mucha gente. Humanos despiertos, algunos semidormidos y otros.. roncando en el mundo de las ilusiones … pero todos… todos ahi estaban.
Cien médicos colombianos que pasaron brevemente por el espacio físico y que observaban todo muy asombrados.
Reencuentros. Nuevos amigos. Y otros que casi había olvidado. Carlos Alberto Gallo como un director de orquesta, presente junto con Andrea su esposa y Cuca su suegra, en todos los detalles.
Mario Frontera Tulian dió el primer puntapié a este juego de energías erkianas.
Un super guardián africano que se llama JEZ-BE-DIAH visto por otra vidente que no era yo. El mismo que aparece en la página 208 de mi libro NEGRO Y BLANCA CAMINO DE LAS SEÑALES.
¡¡¡Guauuu y reguauuuu!!! Mi piel erizada. Emoción pura. Lágrimas apuntaladas en el dique de mi mirada.
Cielo claro. Humanos conversando pero al escuchar a los hermanos angelitos humanos compartiendo su conocimiento… todos callados.
La energía se sentía. Se olía. Estaba ahi, pegada a nuestros cuerpos… esos cuerpos de que a ratos olvidábamos que eran humanos.
Un par de conejitos, en dos macetitas de lata que me trajeron recuerdos de mi infancia y que Cuca trajo para poner color en el alma de aquellos que le pedían un trozo de torta o un poquito de pizza, en los espacios en blanco que el encuentro dejaba.
Colores en las vestimentas, emociones profundas en algunos rostros, y los ángeles de ERKS… presentes… custodiando.
¡Pucha que mi alma andaba desde hacía rato, anhelando el re-encuentro de hermanos!
Y el Puma, mi amado Puma, siempre vigilando.
Su fuerza dijo Presente en este encuentro de humanos que de la mano de Carlos Alberto Gallo volvieron por un rato a su pasado, el que corresponde a los ancestros de esta vida y al origen de aquello, que si bien al humano pertenece, el humano ha olvidado.
Canciones en el aire, hablando de la tierra y una impertérrita mariposa blanca anunciando la primavera que está saliendo a nuestro paso.
Mi amiga Stella Maris Manzo, con el alma con diez ojos, observando todo casi en colapso.
Escuché hablar de el Cóndor y el águila pero luego, mirando el cielo, me fundí en él porque mi alma… mi alma estaba volando.
Te transmito angelito humano, el amor y la energía erkiana que derrumbó a todos los Monos Locos, dejando solo una estela de amor a su paso.
Te abrazo y con millones de ondas electromagnéticas del amor de hermanos autoconvocados, te doy un beso en tu frente con el más puro amor, ese amor, que pareciera… que los humanos hemos olvidado.

PD: antes de la última parte de la meditación bajo el cielo estrellado, se quemaron todas las lamparitas del baño y sus adyacencias.
¡¡¡Ja!!! Mira lo que hemos juntado en energía electromagnetica del amor, de esa que Dios nos ha regalado

421 – Francia, Turquía y el Mono Loco, por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: mi cumpleaños. Afecto recibido. Llamadas. Notas. Amigos compartiendo un almuerzo. Mis hijos, desde lejos, presentes. Mis sobrinos amados. Y sus hijas.

Escribiendo el nuevo libro. Mayhuma. Ángeles. Recuerdos. Emociones. Credo Mutwa Zulu que se acerca a sus 95 años. Maestro de maestros sin decirse maestro.

Uritorco nevado
Uritorco nevado en sus cumbres. Julio 2016, por Miryam Dietrich

Leña encendida que calienta mi cuerpo y mi alma recordándome viejos tiempos. Releyendo mis más de 50 cuadernos para poder plasmar mis experiencias en el nuevo libro, con justeza y veracidad.

ERKS. Sentimientos de elevación en medio de tremenda confusión. Aranguren  ¿angurriento? desvergonzado que no renuncia a su cargo, dejando el tarifazo como una cuestión menor, ante la infracción a las normas de ética como sus acciones de Shell y las concesiones graciosas para el gas y su transporte. Aranguren y Magdalena una deuda eterna de aquel que no creyó que desde el cielo lo miran. Despreciado y vilipendiado por el pueblo comienza a recorrer el camino del destierro. ¿Quizá la famosa empresa, la que hoy representa ante el mundo la actual reina de Holanda, haya aportado a la campaña del que hoy quiere ser bien amado?

Mucha tela para cortar. Maradona suplantando a Dios, condenando a diestra y siniestra. Cristina victimizada, cual paloma inocente se siente maltratada. Tinelli ya sin límite en su papel de bufón riente del que poder tiene y se aburre ya, hasta pensando en su propia muerte. Abogada Hot de tenebroso pasado y las autoridades hacen de cuenta que no ven nada, claro que ella aumenta el rating de lo que ya no puede ser ampliado.  Opus Dei y el Papa Francisco. Azoramiento espiritual. Las Monjas que no son monjas(¿?) .

Y en el Gran Plan Reptiliano, un nuevo atentado en Francia, que alimenta el miedo y enloquece a la gente. Muertos y más muertos y familiares desesperados reclamando seguridad.

Imposible de creer que la camioneta pasó todos los controles de seguridad sin ser detectada. Turquía sorprende. Y siempre los de Oriente son los malos, aunque los peores se encuentran del otro lado. Buscando excusas para instaurar el gran plan donde, bajo la apariencia de seguridad, se nos impondrá una cárcel real.

Las gaviotas australes están presas por su clima. No pueden volar más allá porque morirán (Cuadernos de Erks).

Y a los humanos se nos quiere encadenar, pasando de la prisión mental  a una de barrotes pesados y con límites demarcados. Chau libertad.

Dólares por todos lados. Vuelan valijas y se abren las cajas fuertes. Casanello desorientado y Oyarbide bailando con Copola en escenarios desorbitados. Melazzo seriamente cuestionado porque ejerció un poder que no se le había sido otorgado.

Y los Monos Locos más que activados. “Es hermoso sufrir sufriendo” parecería ser que dicen los que pelean con otros, aunque algún ángel humano le regale la varita mágica para cambiar de estado.

Y más y más divisiones entre hermanos.  El Mono Loco ataca y ataca y ataca. Y aunque no sabe que necesita para salir de la angustia,  se enoja porque aunque no sabe nada, no quiere aquello que angelicalmente se le ha dado.

“De este modo no es” aunque de lo que ES no tiene registro ni sabe porque nunca se ha conectado.

Ausencia del Compromiso de la Palabra. La Observación, Reflexión y Discernimiento han sido arrumbados.

El cariño es despiadadamente triturado.  Y así andan algunos ángeles humanos, vagando y sufriendo de lado a lado.

El Mono Loco parece triunfante y dice “que hermoso es sufrir y rechazar la varita que los ángeles me han dado”

El Mono Loco ataca, confunde, critica, disiente y en la cárcel mental te tiene aunque tú ni cuenta te has dado.

Sigamos trabajando por los que quieren dejar de sufrir, dejándonos abrazar por los ángeles muy amados  y comprometiéndonos en el día a día, con nosotros y con los de al lado.

418 – El Mono Loco y los ángeles, por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: hoy envuelve mi garganta una bufanda de Silencio. Y mi cuerpo todo tiene una manta de magia, que me conecta con lo mejor de mi esencia.

Foto para Facebook
El Mono Loco y Miryam Dietrich

El Mono Loco está en mi mano, porque lo he calmado. Ya le dí la “banana” muy temprano.
Miro el Uritorco desde mi ventana de escritora que indaga el alma de los misterios aún no explicados.
El Sol que andaba renuente, hoy me cubrió de dorados.
Y mis dedos parecen volar sobre el teclado.
Quisiera estar en un mundo donde solo tuviera que escribir, para contarte de la Magia de ELLOS, mis amigos alados.
Siento que estoy haciendo mi trabajo, a veces con pausas y descansos y a veces con mucho movimiento a mi lado.
Sea lo que sea que es este Mundo ¿holográfico? me acomodo en él, mientras siento que pronto caerá el telón de arriba a abajo.
Gracias les doy a mis amigas y amigos ángeles humanos que tan espontánea y desinteresadamente ayudan a que el mensaje sea dado.
Gracias Silvia Gallicchio, Carlos Jose Gallicchio, Stella Maris Manzo, María Estela Zumárraga, Marita Ventuala, Caro De Andrea, Denise Canton, Daniel Axul.
Y mientras agradezco, aparece una suave brisa del oeste, generando un colchón de hojas de verdes, dorados, anaranjados y colorados.
Gracias a ti que me lees y colaboras para que el AMOR no sea un sueño olvidado

383 – Entre el Uritorco y Los Terrones, señales de los Ángeles, por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: comparto contigo esta experiencia, para que, cuando desees venir a verme y realizar este viaje sagrado, puedas hacerlo en silencio dejando que hable tu alma.

Es un día cualquiera de este mayo de 2015, desconcertante en su clima. Día de a ratos con sol y de a ratos nublado, alternando calor y frío sin climas intermedios. Vamos trepando con la camioneta un caminito que parece olvidado.

A mi lado una amiga: la portera del sitio. En la caja, Dam ladrando de tanto en tanto para hacer notar su presencia. Nubes bajas. Montañas que se esconden detrás de ellas. Continuamos trepando. Vacas cortando la huella. Hacemos un alto. Fotos. Sonidos del silencio.

Mariposas. Allá abajo vacas que chiquitas se ven, mugiendo en su canto a la vida. Y el mugido rebota en los ecos de tantas montañas, valles y cauces de ríos secos.

Las vacas (puntitos negros) en el fondo, por Miryam Dietrich
Las vacas (puntitos negros) en el fondo, por Miryam Dietrich

Seguimos trepando. Curvas. Contra curvas. Caballos. Nos detenemos para mirarlos.  Uno muy descarado, apoya su hocico en el capot de la camioneta. Le hablamos cual si humano fuera y el  se retira obediente, es más, diría casi con pícara sonrisa.

Continuamos el camino angosto, con precipicio de un lado y montañas del otro. Piedras sueltas.

¡Oh!, ¡Sorpresa!  Las montañas salen de su escondite porque las nubes se escapan.

Camino difícil en tramos. Como el Camino de la vida. Como cuando queremos entender las señales de los ángeles y sólo hacemos caso a nuestra mente, complicando lo incomplicable.

En un punto, el Uritorco, macho, bravío, misterioso. Estando tan lejos, lo sentimos tan cerca.

Cerro Uritorco escondido detrás de las nubes, por Miryam Dietrich
Cerro Uritorco escondido detrás de las nubes, por Miryam Dietrich

Abajo, se corre el telón de la naturaleza y aparecen Los Terrones, como alfombra de remotas eras glaciarias tendida a nuestros pies.

Dejamos la camioneta. Continuamos caminando casi observando tanta maravilla, tanta naturaleza. Dam va saltando, feliz, ora avanzando, ora esperando.

Dam y las vacas a metros de Los Terrones, por Miryam Dietrich
Dam y las vacas a metros de Los Terrones, por Miryam Dietrich

 

Hablamos en susurros. Pisamos tierra sagrada. Tierra poco hollada por el humano. Cantando desde el ombligo del alma, invocamos a Dios, a María la Madre Universal,  a las Jerarquías de Erks, a los ángeles, a los espíritus de los comechingones que en otras vidas galoparon este tramo de la tierra.

Dam, Los Terrones y yo, por Miryam Dietrich
Dam, Los Terrones y yo, por Miryam Dietrich

Y con el canto las nubes se elevan definitivamente y el sol aparece acariciando nuestras presencias.

Canto casi en susurros. Compartimos silencios. Sentimos las “presencias”. Entramos en el túnel del tiempo del no tiempo.

Allá abajo, entre las figuras insospechadas de Los Terrones, las Condoreras.

Viene un cóndor. Luego dos, tres, cuatro. No sabemos si machos o hembras. Planean sobre nuestras cabezas. Dam se queda quieta.

Cóndor sobre el "techo" de Los Terrones, por Miryam Dietrich
Cóndor sobre el “techo” de Los Terrones, por Miryam Dietrich

¡¡¡¡Guauuuuu!!!! Nuestras almas se elevan, y se elevan, y se elevan. Casi como si fuéramos barriletes o cóndores.

Me siento Cóndor y tengo ansias de volar junto a ellos. Quiero ser cóndor para acercarme más a Dios  más… desde el cielo me recuerdan que mi misión es aún, caminar la tierra.

Atrás han quedado los acosos políticos, sociales, económicos, culturales.

Casi duele la nariz, de respirar este aire tan puro.

Nada nos altera en el silencio compartido.

Lentamente las nubes bajan cambiando  la mirada, porque el Uritorco se llama a dormir, ocultándose de la humanidad deshumanizadamente manipulada.

Volvemos sin querer volver,  a paso cansino hacia el vehículo. Mi amiga cierra el sagrado encuentro, con sus palabras, con sus sentires, con sus emociones y pensamientos.

Suena el celular. “Retornamos” a la tierra en forma casi abrupta, porque el sonido sonó a chirrido, a cosa extraña no apta para ese sitio.

¿Una manifestación sobre Los Terrones?, por Miryam Dietrich
¿Una manifestación sobre Los Terrones?, por Miryam Dietrich

Comenzamos el descenso de los más de 1900 metros sobre el nivel del mar.

Retorno en primera con la 4×4 puesta. Saliendo de una curva, nuevamente los caballos ahora detenidos en la frágil senda. Aparecen tres, cuatro y se agrega un quinto que ni sabemos de dónde vino.

Al sonido insólito de la bocina del vehículo comienzan a trotar por el angosto camino, acompañando nuestro descenso. Y trotan por delante, sin abandonar ni por un instante la huella. Los humanos abandonamos la “huella” a cada rato, pero los caballos … ellos respetan el sendero que les ha sido “dado”.

Sentimos que nos cuidan, que nos guían, que nos dan señales  porque llegan con nosotras hasta el cauce del río y ahí se despiden, perdiéndose en el monte, entre piedras y espinillos, al trote tranquilo de los que saben que han concluido lo que debía ser hecho : acompañarnos.

Las montañas son como la vida. En cada curva hay un cambio, una posibilidad.

“ELLOS” nos dejan señales, marcándonos el camino, señales que demasiadas veces ignoramos por andar muy distraídos creyendo que esta vida es la única vida cuando en realidad nuestras almas realmente viven …  cuando morimos.

Miryam Dietrich